Portada / Hierbas y Plantas / Tomillo, lavanda y laurel: protectoras y purificadoras

Tomillo, lavanda y laurel: protectoras y purificadoras

[Total:1    Promedio:5/5]

El tomillo quemado o como incienso se utiliza para la purificación de espacios y de altares antes de realizar un trabajo mágico y se cree que atrae la buena salud.  También se puede añadir al agua de baño con el mismo fin de limpieza y purificación, otorga valor y fuerza de voluntad y es una buena defensa contra la negatividad. Se dice que colocando unas hojas secas de tomillo debajo de la almohada se consigue ahuyentar las pesadillas.

La lavanda, el perfume clásico por excelencia, tiene también un gran poder limpiador de energías negativas, por lo que se utiliza frecuentemente para sanar el hogar, armonizando y equilibrando los ambientes y levantando el ánimo de las personas que están en ellos. También se usa para la sanación y limpieza espiritual, para reducir el estrés y la ansiedad y para abrirse a una conciencia superior. Atrae el éxito y el amor y llevada encima sirve como amuleto contra las desgracias y ayuda contra los miedos.

El laurel, asociado con la inmortalidad, se considera protector y purificador de ambientes, ahuyenta el mal y las energías negativas. Consagrado a Apolo, el laurel se empleaba en la antigua Grecia para la práctica de la dafnomancia, un arte adivinatorio basado en el crepitar y en la forma que adoptaban sus hojas al ser arrojadas al fuego. Llevar una hoja seca encima aporta suerte, fortuna y clarividencia para resolver los problemas. Se dice también que protege del rayo si se coloca en las ventanas.

Acerca de Aurora Zorrilla

Soy Vidente Clarividente, esto viene a significar, que veo, no solamente siento. Por supuesto la Mediumnidad, viene innata a mi Videncia, os voy a concretar más.