Portada / Mundo Paranormal / La videncia en la Antigüedad

La videncia en la Antigüedad

[Total:0    Promedio:0/5]

Gracias a unas facultades excepcionales que nos permiten percibir informaciones inaccesibles a los demás, los videntes podemos predecir eventos futuros. Somos profetas, guías espirituales, sabios que ayudamos a los demás para que sigan el buen camino.

Llamados « divinos » en la Antigua Grecia, se nos consultaba a los videntes para todo tipo de decisión, de orden personal o político. En la Ágora, la vida  se regía por el respeto profundo por la adivinación, que permitía a los mortales conocer y seguir la voluntad de los dioses.

La videncia era reconocida igualmente en la Roma Antigua,  donde los criminales eran juzgados por arúspices, adivinos que podían ver el pasado y  el futuro  leyendo las entrañas de un animal sacrificado. En Roma,  la adivinación era tema de augurios, término que designaba a los curas que tenían la capacidad de predecir el futuro siguiendo el vuelo de pájaros y los fenómenos celestes.

A lo largo de los siglos, la videncia se construyó a través de diferentes soportes. En la Edad Media, con el entusiasmo naciente para la astrología y la cartomancia, la  adivinación tuvo su  siglo de oro. Es la época donde los  lectores de buena ventura crearon sus primeras cartas del tarot. Los sabios tienen un interés sin precedentes  por el movimiento de los cuerpos celestes. Eran fieles al principio de que la posición de  las estrellas y de los planetas puede afectar a la vida de una persona.

Con Michel de Nostredame, más conocido como Nostradamus, vidente y astrólogo nacido a principios del siglo XVI en el sur de Francia, la videncia confirma una vez más que su renombre está bien fundado. Muchas de sus predicciones han resultado ser exactas. Entre ellas, la llegada al poder de Napoleón, Hitler y Franco,  al igual que los bombardeos atómicos de Hiroshima y Nagasaki o el asesinato de los hermanos Kennedy.

Acerca de Aurora Zorrilla

Soy Vidente Clarividente, esto viene a significar, que veo, no solamente siento. Por supuesto la Mediumnidad, viene innata a mi Videncia, os voy a concretar más.